CRONICAS DEL ENCUENTRO REGIONAL de CEBs en SAN ANDRÉS PANAMÁ

ENCUENTRO REGIONAL de CEBs en SAN ANDRÉS  REPÚBLICA DO  PANAMÁ

“Las comunidades de base caminando y el reino proclamando” El sábado 11 de marzo de 2017 tuvo lugar el Encuentro Regional de Comunidades Eclesiales de Base, por sus siglas Cebs, en San Andrés, Bugaba, provincia de Chiriquí, república de Panamá.  Liderizado por el Coordinador Pbro. Eric Obaldía y con la participación del expositor el Pbro. César Espinoza de la orden Claretiana.  Asistieron 300 miembros de las cebs.  El evento inició a las 8:00 am y tuvo como objetivo principal recoger las experiencias de las Cebs regionales y desarrollar el tema de las Cebs desde sus orígenes hasta los aportes actuales en América Latina.  Su lema fue: “Las comunidades de base caminando y el reino proclamando”  El programa del día inició con las inscripciones de los participantes, seguido de un suculento desayuno.  Se recabó información importante de los asistentes como: lugar de procedencia,  labor en la Iglesia, teléfonos, email y edad.   La dinámica de integración grupal fue explicada por el Padre Eric, la cual consistió en la formación de 26 grupos dirigidos por un coordinador de área.  Cada grupo se dirigió al lugar designado y se dio un tiempo de 40 minutos para realizar la actividad.  Leyeron los orígenes de varias comunidades de base establecidas, incluyendo las diferentes actividades que realizaban; posteriormente cada uno compartió las actividades que realiza en su Cebs.  Se pudo conocer que cada Cebs tiene su particularidad y su manera de llevar la palabra de Dios y de ayudar a los miembros de la comunidad.  Se tuvo la participación del Pbro. César Espinosa quien ilustró ampliamente tres conceptos principales; los cuales desarrolló a través de tres preguntas claves: ¿Qué es una  Cebs? ¿Cuál es el método Cebs? ¿Cuál es la misión de Cebs? Y finalmente, ¿Qué inquietudes se tiene acerca de las Cebs?  Remontándose a la Iglesia primitiva la Cebs es movida por el espíritu de comprometerse con los pobres y los marginados, en el lugar que se encuentren, llámese casa, barrio, calle, en los diferentes niveles económicos, raciales y culturales.  La comunidad se va construyendo poco a poco; a partir del análisis, la práctica, los roles y los ministerios.  Se proyecta al entorno, hacia el ser y quehacer en las comunidades eclesiales que siguen a Cristo.  Las Cebs han evolucionado por más de 40 años, remontándose a los años 60’s. Claramente se pudo entender que las Cebs son un espacio para compartir la realidad que experimenta el hermano que sufre, que está marginado, que está necesitado de ayuda.  El método que utiliza es de carácter participativo corresponsable con conciencia crítica; utilizando las acciones de: ver, pensar, actuar, juzgar, evaluar y colaborar.  Está basada en la santísima trinidad hacia un pueblo en comunidad que defiende la vida; que despierta conciencia; que respeta las culturas, que proyecta alternativas, que cuida el ambiente, que sabe que su misión es en lugares críticos, en jóvenes con riesgo.  La Cebs han logrado avances como la generación de procesos de capacitación en diferentes ministerios y servicios, la promoción y elaboración de materiales didácticos, la conciencia de la realidad macro y micro discernida en Dios, el apostolado, la enseñanza de la fe en las redes de las comunidades y la expresión viva de la Iglesia en comunidades como comunidades.  En cuanto a los desafíos se enfatizó que estamos en cambio de época y que existe una crisis eclesial; por lo que, el modelo histórico puede ser modificado y se puede lograr con fe y esperanza.  El Pbro. Espinosa enfatizó que existe una realidad en nuestros pueblos desde los contextos: histórico, económico, social, eclesial y cultural.  Y es precisamente, desde el contexto, de donde surgen los desafíos pastorales y la necesidad de renovación eclesial, que implica reformas espirituales, pastorales e institucionales.  Señaló 3 realidades sociales que nos interpelan: iniciando por mirar la realidad, ver los rostros sufrientes que emergen ante un mundo globalizado donde la marginalidad se hace presente y, finalizó, con el tema ambiental desde el punto de vista en el cual el hombre se está convirtiendo en una amenaza para el ambiente al extraer y explotar los recursos.  El punto de partida de las Cebs es la realidad en su contexto y el punto de llegada es esa misma realidad, pero transformada como una oferta de vida plena; donde la vida trinitaria se convierte en nuestra dignidad, Cristo toca al ser humano entero y desarrolla en plenitud la existencia humana en sus dimensiones personal, familiar, social, espiritual y cultural. “Que la persona toda tenga vida y que todas las personas tengan vida”.  Una vida para siempre sin importar la religión.  Para lograrlo se planteó que la Iglesia debe estar en un estado de misión permanente, se requiere una conversión pastoral decididamente misionera con una fuerte conmoción que le impida permanecer en la comodidad, en la tibieza y en el estancamiento.  Una conversión que toque todos los planos de la estructura eclesial y pastoral que pueda romper con la centralización y con las estructuras obsoletas.  También señaló que el reino de Dios es justicia, paz y verdad, que debemos ser ejemplos testigos de ellos: en la catequesis, en nuestra persona, en la comunidad, en todos los planos que nos manifestemos.  Existe el nivel de caridad que es de acción inmediata, pero hay que evolucionar y pasar al nivel de promoción, en el cual se desarrollan capacidades en el necesitado de manera que pueda surgir por cuenta propia; el último nivel es elde transformación; en el cual se logra un cambio de actitud en la persona desvalida por una actitud de luchar por vivir porque ya se cuenta con la forma de hacerlo.  Finalizó enunciando que la misión de las Cebs es igual a la de Jesús, transformar las comunidades y lo podremos hacer teniendo un encuentro personal con Jesús.  Que debemos tener un plan de formación continuo, que debemos trascender del bautismo, comunión y confirmación.  Un cristiano que se equivoca es mejor que uno que no se equivoca por no hacer.  Una vez finalizada la conferencia se tuvo la participación del coro de la Iglesia Inmaculada Concepción Santa Cecilia quienes enseñaron a los participantes, muy animadamente, algunas canciones de las Cebs, dentro de ellas se pueden mencionar: Himno de la Comunidad, Entra a mi Hogar, Madre de los Pobres y El Católico Aburrido.  Se tuvo un suculento almuerzo que los hermanos de la comunidad de San Andrés prepararon con mucho esmero, en este momento también se aprovechó para el trueque y comercialización de productos.  Dentro de los cuales se presentaron lechuga, miel, semillas, fríjoles, plátanos, bananos y plantones, entre otros.  De vuelta del almuerzo, se tuvo la intervención de tres participantes quienes dieron sus aprensiones del encuentro, destacando la importancia de la labor que se realiza en cada comunidad y el compromiso al cual estamos todos llamados para continuar con la misión de Jesús, de ayudar a los hermanos excluidos, marginados y necesitados.  El encuentro culminó con una misa celebrada por el Pbro. César Espinoza, en la cual se incluyeron miembros de las comunidades, jóvenes, niños, coordinadores de Cebs y la amenización con cantos Ngäbes a cargo del Pbro Carpintero y el coro de Tolé, quienes muy animadamente nos deleitaron.  A las 5:00 pm todos los participantes retornaban a sus hogares comprometidos con su misión de mirar, en su contexto, el rostro de Jesús en el hermano necesitado y trascender de la acción caritativa a las acciones de promoción y de transformación.

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *

Esse site utiliza o Akismet para reduzir spam. Aprenda como seus dados de comentários são processados.